Los ojos del gordo

El gordo es un tipo que le encanta viajar. Le gusta lo nuevo, conocer, sentir aquello que generan lo desconocido y su amiga la incertidumbre. También disfruta enormemente porque cree que está burlando al destino, cuando algo se traspapeló en los designios divinos y por eso, él puede salir.
Y desde hace un tiempo, el gordo no viaja solo. Tiene compañeros de viaje y los elije según donde vaya. Hay una cosa que hace el gordo y es que no ve con sus ojos. El gordo se lleva los ojos del viejo con él.
Museos, plazas, calles, campos sembrados, pirámides y casitas, el gordo sabe cuando algo le puede gustar a su papá, abre sus ojos y mira.
El gordo no viaja para él. Lo vive como algo externo, una vez en Roma fueron los ojos de su padre los que lloraron cuando el rugir de los leones, en el anfiteatro que bautizó a su hijo, y la lucha encarnizada ante el grito ensordecedor de la multitud lo llenaron de emoción. O en Londres o París, cuando llevó los ojos de su hija, o los de algún amigo que agarra para mostrarles algo sin que ellos lo sepan nunca.
Y es por eso que el gordo saca fotos, porque no le alcanzan los ojos. El quiere que los suyos sean los de todo el mundo. Porque ama que la gente sienta algo al verlas, se transporte, conozca, vuele. El gordo no saca fotos para un deleite personal, sus lentes son los ojos de todos los hombres del mundo y también de los que vendrán. Se gasta el dinero que no tiene, le pide a sus amigos porque quiere que esas fotos sean cada vez mejores. Quiere capturar la escencia de lo que fotografía, sea una mujer que pide en la calle o un puente.
El gordo quiere mostrarnos el mundo y cree que la fotografía es el arte por excelencia, el más pluralista y democrático de todos, detrás de una cámara, cualquiera puede crear una obra maestra. Es el arte perfecto. Y es precisamente su padre, el compañero de aventuras favorito, quien le ha regalado sin saberlo, un orgullo enorme ya que ahora está él detrás de de una cámara para contar también sus historias.
El gordo siente que tiene una misión en la vida y es por eso que enfoca toda su energía en ello. En el trabajo o fuera de él, el gordo quiere hacer más hermoso el mundo y que lo vean. Bello o terrible, porque algo que no les dije es que hacerlos pensar también es otra de sus tareas que se impuso, más sutil o secundaria quizás.
Cada día que afronta, su desafío es hacer algo relevante, positivo, y no le importa si le va la vida en eso.
Espero señores que este tipo siga adelante con su misión, en tierras lejanas, o en su entrañable bosque del conourbano, el gordo pone siempre todo lo que tiene para hacer de este mundo un lugar un poco mejor, aunque consista solamente en robarles una emoción, una reflexión o una lágrima.
Viva el arte y los locos que ponen su alma para hacerlo.
Gracias gordo.

Londres, octubre de 2010

La Ponderosa

Vuelo arriba de esta inmensidad plana, que tantas veces vimos en las pelìculas, y me imagino a los peregrinos que tardaron generaciones en cruzar lo que yo en unas horas. Me veo pasando sobre tierras de vaqueros, sobre La Ponderosa y sus hijos, veo sobre un cerro a un jefe indio y sus guerreros. Veo una inmensa manada de búfalos quienes reinan aún hoy aunque sean espectros que se escaparon del fusil del cara pálida y el galopar de los mustangs salvajes se hace oir pese a que corre el viento sólo, extrañando.
Veo caravanas con sus carretas llenas de esperanzas y sueños. Me pregunto si yo no estaría en una de ellas, persiguiendo un destino mejor. Veo la desesperanza que los arrastró a llegar al lejano oeste, no creo que la ambición le ponga el pecho a las flechas, me imagino que el motor de esa odisea ha sido una promesa.
Tanto verde, tanta aridez junta, esa planicie eterna se encargó de pintar montañas y bosques para ser el escenario de la historia de un país que se formo con gente como la nuestra, un país hecho con extranjeros, que tuvo mejor suerte, o mejor dicho, mejor destino.

Así termina esta historia del día en que fui piel roja, pionero, potro y búfalo, esperanza y lucha. Todo esto recreado a través de un ventanilla parecida a esta donde estás leyéndome.

Tricárico Segunda parte

Buenos Aires era un mundo nuevo, un sueño para armar, pero lo más importante: una promesa. Atrás quedaron el mar y el hambre, pero las personas y su tierra estaban con él como si las llevara en los bolsillos. Una de las primeras cosas que hizo fue entrar a un bar buscando algo para engañar el estómago. Lo imagino lleno de vida, de magia y de españoles, ningunos santos de su devoción, con gente hablando a los gritos, que lo hacían sentir menos solo. Se topó con algo sorprendente que nunca olvidaría, una caja de madera con una ventana de vidrio con un cine dentro. Era lo más increíble que alguien podía tener frente a los ojos. Gracias a un Italiano, el mundo tenía la radio, pero en ese entonces, no había llegado todavía la televisión a Italia, estaban ocupados en cosas más importantes después de la guerra. Lo que sorprendió al tano más que nada fue el personaje que hablaba por la pantalla. Le pareció el ser más detestable de la tierra porque seguramente le recordaba al siniestro de negro que hablaba desde Piazza Venezia. Según sus palabras tuvo la certeza apenas lo vió, de que ese hombre era "un terrrrible hico de puta" arrastrando las erres y cambiando la jota impronunciable dándole un peso extra a su puteada.
Buenos Aires lo siguió sorprendiendo y así como nosotros nos sentimos como en casa en Italia, la Argentina lo abrigó y le permitió una oportunidad que hoy ya no le ofrece a nadie. El tano empezó a trabajar enseguida de tornero y mecánico de lo que le caía en las manos; se mudó a una casita, como no podía ser de otra forma a un sur, pero esta vez, del Gran Buenos Aires. En los fondos de Lanús tuvo su primer hogar, donde recibió a su mujer que cruzó también el mundo con su valija llena de telas y deseos. Se casaron y al contrario de otras parejas, ni la muerte los va a separar, no siendo esto tan romántico como parece.
Los inmigrantes de post guerra se suponía que vendrían según el iluminado de la patria "a poblar la patagonia" y "no pasó ninguno del arroyo de Máximo Paz" según mi viejo, cosa que de tan triste, es graciosa. Esa puerta abierta que era la Argentina desde hace dos siglos, sufrió el desplante y un portazo en la cara, años después, cuando la realidad tan cruda y extrema en estas tierras se parecía bastante a la que vivió allá en Tricárico, salvo que con otras balas y otro tipo de escombros.

El personaje que el tano vió ese primer día en la tele y a quien odió toda su vida, al punto de hacer un asado el día que se murió, no era otro que el General Perón.

fin de la segunda parte.

Tricárico Primera parte

El tano nació en un pueblito en el medio de la nada del sur de Italia. No sé mucho de su infancia pero teniendo en cuenta cuándo nació, es mejor ni enterarse. A su padre se lo llevó la injusticia disfrazada de guerra y su madre fue una mujer de esas que ya no hay más. Los italianos tenemos una cosa muy particular y es que por más lejos que nos alejemos, siempre recordamos nuestra tierra, nos pasamos la vida hablando de ella. Antonio hizo eso desde el primer día que lo vi. De sus relatos, uno de los que me fascinaba era cuando hablaba de su novia a quien visitaba luego de horas de pedalear por la montaña. Como un personaje de Les triplettes de belleville, lo imagino al tano andando bajo el sol y la lluvia para ver a la que después de muchas penurias se convirtió en la madre de sus hijos. Pero no me quiero adelantar. Irse de un lugar para estar mejor, es una práctica antiquísima, generalmente es una decisión traumática, pero se torna desesperada cuando el móvil no es otro más que el hambre. Así fue que un día emprendió el viaje, lejos de las historias de piratas, subió a un barco siendo un niño con nada que perder y bajó hecho un hombre de 17 años con todo por hacer. En su travesía, como en un sueño, pasó por Jamaica, tierra que le produjo una fascinación que aún perdura. Tanto era el hambre, que según contó un día, que si en ese momento ponían un sandwich de mortadela arriba de un palo enjabonado de 13 metros en una plaza, él trepaba arriba de todo primero que nadie. Y así llegaban al país, con una soledad hoy inimaginable, con tanta educación como dinero en los bolsillos, la tradición en el ADN y quizás la experiencia en algún oficio, siempre amplificada al momento de buscar trabajo. Dejó atrás a su familia, un amor y el país de la miseria, llegó al de la abundancia y las oportunidades, a otro, no el que te recibe con una verde mujer saludando con una antorcha en la mano. Y así fue que un día de 1951 Antonio pisó estas tierras.

fin de la primera parte

Doña Petrona ha muerto

Brasco arrancó la nota diciendo: "costumbres sempiternas deliciosas se esfuman de la vida; chau". Punto. Antes de seguir con los ejemplos que escribió con su destreza para la pluma que iguala ante la copa o el tenedor, me quedé pensando en cuántas de éstas costumbres se diluirían. Cuántas anécdotas, recetas, historias y platos de mi familia se irán conmigo hasta perderse en el olvido. Leyendo, después de un par de ejemplos, cuando llegué al puchero con repollo, volé rodeado de recuerdos de mi Grampapa contándome que cuando "salía a comer", costumbre que imagino salteada por una combinación de cosas, él pedía puchero "porque nunca podés hacer un puchero como el que servían en "El globo" Hipólito Yrigoyen 1199 o en "Pedemonte" y te pasaba a enumerar los ingredientes servidos individualmente en un carrito que sólo podré paladear en la imaginación, donde ese repollo nostálgico del viejo, bon vivant de verdad, era sólo un invitado más. Me colgué recordando los scotch pancakes de mi vieja y el olor a la manteca en la plancha, la buseca de granny con un mondongo cada vez más ignorado, o su puré pura manteca pimienta y crema, y porqué no, con la ensalada de mi nono llena de albahaca y manzanas de oro. Irremediablemente cuando te das vuelta a buscar algo que el tiempo dejó perdido en un cajón, te das cuenta que estás hecho un viejo choto. Tengo plena conciencia de que lo único que tenemos en las manos es el presente pero sin ser un tipo que vive en el pasado, me gusta atesorar esos detalles que aparecen de vez en cuando, como antes hacían los parientes que venían de visita sin avisar. Cosas que vuelven a la vida en un flash por un instante, puede ser una biblioteca o un olor, una foto o una comida. Hoy veo las nuevas generaciones (chicas treintañeras con las que convivo, de las que sólo un par pueden cenar sin llamar un delivery o descongelar algo) cada vez son menos quienes se interesan por ponerse a COCINAR. Y ojo que la cocina es sólo un ejemplo. Hoy comer es un pecado e imagino un futuro light con serecol, 0% grasa y omega 3 que harán tan inusual un caracú como hoy es el asado de mamut. El tiempo arrasa con costumbres y usos, irresponsable y descuidado; tal vez eso sea tan bueno como necesario. Es la falta de interés por lo que pasó, el desesperado apetito por consumir tendencias y lo nuevo de forma excluyente, lo que provocan esa apatía por lo que ya fue. Me encanta lo nuevo no te confundas, la innovación en todos los rubros, de hecho, la cocina molecular me intriga lo mismo que un bife de Kobe, que por seco (yo, no el bife) no sé si o cuándo probaré; me dan muchas ganas de experimentar, tantas ganas como las que tengo de armar, en algún lugar, una quijoteada que preserve, al menos una generación más, mis costumbres. Chiquititas, irrelevantes y personales. Desde su perfil de guardián con Taj mahal de fondo, el extinto Komari se burla perversamente, demostrando que hay cosas que no volverán y es una pena porque de eso solo queda un halo difícil de transmitir. Imagino que todas estas nostálgicas porciones que saben a recuerdo, tienen un lugar reservado en la mesa de quienes supieron probarlas y de nadie más. No sé si mis hijos, sin ir más lejos, se pueden emocionar ante unos dumplings con durazno o si voy a poder lograr que alguien sienta lo mismo, como un póstumo homenaje, al servir el famoso Rowley Powley que a pura sábana no pudo culminar con éxito el incomparable Reggie. Qué se yo qué pueden sentir ustedes si les sirvo cordero con arvejas (peladas, frescas, ni congeladas ni de tarro) con un gravy de menta. Nada. No se irán proyectados a puro aroma al living de Banfield, a sentarse contentos al lado de Uncle Martín con auntie Doris sirviendo la comida con esa felicidad sajona ante la mesa, de alguien que vivió la guerra sin el tinte miserable y raspa-olla que todo italiano que pasó por lo mismo le puso a todo, dentro y fuera de la cocina.

Hablo de cosas que no tendremos nunca. Como ese puchero que no probé con repollo y todo, que contaba el viejo sibarita desde una nota, muchas pequeñeces representan un todo gestáltico desde la parte y son esas partecitas las que se pierden, las que quedan debajo del progreso que capa por capa va construyendo el mañana. Andá a saber dentro de un tiempo, quién descubra estos fósiles recuerdos. Que como ahora, me reviven en una tarde de sconnes y mermelada de pomelo, ante un tecito con una pizca de leche, a mi vieja y a mi abuela, que debe estar en algún lado entre Juanita y algunas ollas, contándole a doña Petrona cómo su marido se pasó meses haciendo lasagnna tratando de hacer ravioles, pateándo ollas a lo loco, pero eso es algo que dejo para otro día. Háganme acordar y les cuento.

poderosa

La vida de un blog está determinada por la calidad y la frecuencia de los post que van armando estos libritos virtuales. Sobre lo primero no esperen un cambio, es lógico que siga siendo lo que es. Pero en cuanto a la cada vez más esporádica aparición de cositas para leer, puedo decir que no es culpa de mi vagancia (que de tan poderosa podría derrotar cualquier ejército) sino por una maquiavélica combinación de xbox, pelis en hd, pensar para el laburo constantemente, ganas de estar con mi novia cuando me dejan un minuto mis hijos que son una esponja temporal terrible.

A quién quiero engañar, es mi vagancia la responsable de todo. Algo tristemente irremediable.

Big Brother

El sábado teníamos que ir a Ramos Mejía, que para quien no tiene idea qué es eso, le cuento que es una localidad del oeste del gran Buenos Aires que no es San Isidro ni Los Hamptons. Cuando arrancamos de Parque Chas, la voz del GPS le indicaba al chofer que a 100 metros tenía que doblar a la derecha y después de 400 metros a la izquierda y así. Nada inusual y el viaje transcurrió entre retos a los chicos que estaban alteradísimos por encontrarse con sus amigos mexicanos y semáforos inoportunos que insistían en ponerse colorados de vergüenza apenas nos veían. Cuando cruzamos la General Paz y entramos en la provincia, el GPS con su tono de locutor sintetizado dijo: "Atención, zona peligrosa" no sé qué me sorprendió más, si la situación de que un aparato cargue en su base de datos las zonas pesadas llenas de negros pungas o que se pudrió todo y el mundo se va a terminar convirtiendo nomás en 1984. ¿Se imaginan el día de mañana pasando por las zonas lindas de Buenos Aires y que el GPS te diga: " Peligro, a 20 metros se encuentra la casa de un político que cobra sobre sueldos y coimea a diestra y siniestra arruinando el país cada día más" o peor, te anuncie con su monótono sonido: "En el 5to B de este edificio, la dueña de casa se encama con el portero y con el vecino del 6 D" puede ser que nos diga: "A 200 metros el Abogado Marziulo arruinó a su socio con una causa fraudulenta para quedarse con todo" o "El médico de la próxima esquina mató a 3 pacientes por mala praxis y sigue con su reputación intacta" o "El hijo de la pareja que vive en la casa de frente de ladrillos no estudia y le saca la plata a la abuela del monedero". Quizás no te sorprenda con que un día también te mande al frente y seas una persona común y corriente pero el GPS que todo lo sabe buchonee: "Freddy que vive en la quinta a 300 metros le cabe vestirse de mujer, que le peguen en la cola con una fusta mientras tiene una bolita roja en la boca". Peligro, peligro, cuidado, trabá las puertas, tené miedo. Empresarios evasores, infieles, vividores, negreros, explotadores, ladrones, violadores, supermercados que venden las cosas vencidas y remarcan la fecha con birome, hipócritas, asesinos, curas que dicen una y hacen otra. Y después serán chusmeríos para darle picante a la cosa, quién sabe dónde va a terminar.
Todos botoneados por un sistema que lentamente se apropia de nuestra intimidad. O nosotros mismos con Facebook, blogs, Linkedin, Flickr. Exponernos cada vez más. Google que tira tu dirección sin dudarlo, datos, perfiles, fotos. Obviamente yo no me guardo porque me chupa un huevo pero en Zeitgeist lo dice clarito: "Vamos a pedir nosotros mismos que nos instalen el chip que nos controle vida y obra" es así. Nos van a tentar, a hacerlo desear. Apple va a sacar un día su genial nuevo gadget con teléfono, cine, Kindle, tele ultrahigh definition, alargador de chota, consola de juegos, tarjeta de crédito, del club La Nación Premium, pase del gimnasio, cámara de fotos (con photoshop incluído) reloj y calculadora más todo lo que necesitás. Un hermoso supositorio de aluminio diseñado en California made in China, que al módico precio de U$S 399 tenés al otro día en tu casa listo para perdértelo en el orto y ser feliz. Ahh, hablando de Roma, Soma incluído.

Orwell se cagaría de risa y de miedo si una noche anda por Ciudadela y al doblar en la esquina una voz en el tablero le dice: "Atención, zona peligrosa"

Rodolfo

Salgo con mi hija en busca del metro y un desayuno. Vamos con la energía que da la curiosidad y el disfrute. Antes de darnos cuenta, nos bajamos en Châtelet y salimos en busca del sol que hoy se sentía mal y se quedó en cama. No recuerdo bien ahora para dónde encaramos pero terminamos en un café que me recuerda por alguna extraña razón al Starbucks que hay en la plazoleta al lado de la entrada de Saint Paul en Londres. Anaïs se acomoda cerca de la ventana y yo llevo un par de cafés en la mano a la mesa, no sé qué es lo que más me gusta, si el aroma del café, ver a mi hija feliz o estar ahí. Cuando estoy por llegar, me impacta ver un señor muy parecido al papá de un amigo, sorprendido y lleno de una audacia delirante le pregunto:
-¿Rodolfo?
Esperando una puteada en francés o simplemente un gesto de reprobación silencioso, quedo paralizado cuando se le dibuja su típica sonrisa y me dice:
"¿Qué hacés pibe? "
-Rodolfo, no puede ser, vos estás muerto.
Aturdido, sin poder creer lo que está pasando, me quedo inmóvil como el mundo que se detiene expectante, queriendo ver qué pasa.
-Rodolfo decime que estoy soñando.
"No, no estás soñando, vení sentate"
Me olvido de Anï, del café, de la ciudad luz, de la magia de Toulouse, del arte que respira la ciudad, de sus mujeres, incluso de la muerte y me siento como lo hacía en su mesa del comedor cuando iba a lo de Marcelo de pendejo.
-¿No estás muerto? ¿Mabel sabe algo de esto? ¿Y el flaco?
"No funciona así. No es cuestión de avisarle a nadie. Yo me cansé, no de ellos, ni del laburo en el hangar, ni de los aviones, ni de la vida. Me cansé de todo y a su vez de nada. No es fácil de entender querido, menos para vos porque me conocés pero llegó un momento que algo se rompió y acá estoy."
-Pero no tenés idea lo que sufrieron, lo que te lloraron, pensá en Pablo, en Sergio que necesitaba una guía que sólo vos podías darle.
"Pibe, ellos no necesitan una guia, nadie la necesita. Mabel siente que estoy bien, vos sabés que ella cree. Piensa que estoy arriba entre las nubes. No me subí de sublo a un avión, no me vine de joda. Conocés muy bien dónde quedé allá, el pasto, el mármol. Es inexplicable y nada hubiera pasado, la macana es que me encontraste"
-Pero, ¿me vas a decir que mi vieja está por Escocia recorriendo la casa de los parientes? ¿Comiendo dumplings con mi abuelo? ¿Es joda? ¿Es una relocación mientras los que quedamos vivos nos cagamos sufriendo la pérdida?
"No querido, no tengo una explicación, yo estoy acá y sé que lo mejor es no llamar, no ir a Argentina, no sé si es un castigo o un premio"
-Mirá, sos de las dos o tres personas más buenas que conocí en mi vida, se me dificulta imaginar esto como un castigo, aparte el café no está mal....
"jajajaajajajjaja" se rió con su risa llena, con su redondez bonachona.
"Cómo está el flaco? Me pregunta como dándose cuenta de pronto.
-Le encantaría saber que es por el primero que preguntás. Mirá no tengo idea porque hace mucho que no nos vemos, de hecho hace más de un año. Vos lo conocés bien, cuando le preguntás está siempre bien, después te enterás con los años la verdad de la milanesa. Mabel calculo que estará tirando para adelante como siempre, ahora más que nunca.
"Es un fierro la gorda" me interrumpe con lágrimas en los ojos.
-A Sergio lo vi hace un tiempo y ahí anda, no te voy a inventar, y a Pablito la última vez que lo ví estabas vos conmigo, fue cuando nos quedamos charlando los dos sobre el flaco, ¿te acordás?
"Sí, cómo no me voy a acordar, Pao hizo pizzas era el cumple de Ramiro y estaban los pibes de la amiga de Paola"
-Rodolfo, vos tenés un bonus track que lo deben tener sólo los buenos tipos, dejame de joder.
"No sé pibe, vos no digas nada"
No puedo evitar ponerme a llorar en ese momento, este tipo era un tipazo, me levanto y le doy un abrazo. Se acerca a darle un beso a Anaïs que no entiende nada y se va por la puerta.
Lo veo irse y doblar la esquina, le pido a Anï que me regale un poco de silencio. Estaba contento.

Tenía un corazón enorme que un día se plantó. Laburó y se rompió el culo para bancar una familia con más de un quilombo y al igual que otros, lleno de honradez lo hizo lo mejor que pudo. Era una de las personas por las que ponía las manos en el fuego. Lo conocí como padre, desde adentro en la intimidad de su hogar, como el resto no tengo idea pero me imagino. No sé si mi amigo tenía muchas cuentas pendientes con su viejo, yo siempre lo admiré. Más porque era todo lo contrario del mío. Como mucha gente como la gente se fue joven, y ahora a mí nadie me saca de la cabeza que Rodolfo no está en ese Cementerio en el Sur del Gran Buenos Aires, él anda por ahí, disfrutando de una vida que no se pudo dar en vida.

Me desperté con la decepción de la revelación de lo soñado, pero con la cálida sensación de haber charlado con él en algún lugar. Me toqué la cara mojada por las lágrimas, pero eso no decía nada. Busqué un rastro de café, algo, pero no, parece que era un sueño nomás. Espero volver a París y en cada rincón, en cada esquina buscar al querido Rodolfo para abrazarlo una vez más y charlar un rato, esta vez, le llevo todas las novedades.

Peter Pan

Separar el arte del artista es difícil. Hijos de puta que hicieron arte hay a rolete y ahora si me apuran, salvo actores republicanos, no tengo muchos casos donde me produzcan el efecto Wagner que sienten algunos judíos. No sé cómo reaccionaría si Videla hubiera sido un genio de la pintura. Por suerte no es el caso. Picasso fue flor de sorete y varios (Chaplin o Polansky para dar dos ejemplos, se "casaron" con nenas de 13 años) hicieron cagadas de las grandes en sus vidas como personas, lejos del personaje que regalaron al mundo. Mi ídolo máximo se fué con su hijastra que conoció a los 9 años y les juro que todas las noches que Michael Jackson pasó con pibitos en la cama me joden menos que esto que hizo Woody Allen. Jackson fue un pobre tipo que se convirtió en monstruo por las monstruosidades que sufrió de chico. No lo justifico en absoluto y como no soy psicoanalista, no me voy a poner a analizar nada. Seas el rey del pop, un cura que quiere felices a los niños, o un cura cualquiera, merecen el mismo tratamiento, ante la justicia y ante mi simpatía. Pero el punto es otro.

Siempre me gustó la música de Michael. Desde que eran 5 hasta que se quedó más solo que nadie. Cuando empecé a ir a bailar (en el 79) la música disco reinaba desde hacía rato, en parte por un tanito vestido de blanco que enloqueció al mundo bailando los falsetes de los Bee Gees. Los negros y su funk endiablado que descubrí por mi tío Johnny y sus videos de "The midnight Special" convivían con el rock sinfónico que siempre corrió en paralelo. Chic, KC & the Sunshine Band, Earth Wind and Fire, Kool & the Gang, Lipps Inc. y este pibito que de la mano del maestro Quincy sacó con "Off the wall" uno de los proveedores del soundtrack de mi adolescencia llena de dolencias de amor. Época de sufrimiento y constantes derrotas, era lógico que la música negra llenara el vacío del mismo color que me invadía.

Recuerdo vívidamente el momento en que escuché el tema Thriller por primera vez, me deslumbró por completo. Estaba tirado en la cama de Granny, entraba el sol por la persiana, con el expropiado radiograbador Crown stereo, plateado de dos vías con boofers poderosos arriba de su cómoda. Escuchaba como siempre la radio o mis escasos casettes. Sonaría Laser 102 calculo y si me apurás, estaba Badía presentando el disco o algo así. Me acuerdo la sensación en el cuerpo, como un rush de alta velocidad, una alegría exhultante ante una canción que me pareció una maravilla única e irrepetible. Me pasó lo mismo que al ver Matrix o Fight Club, incluso Meteoro, el decir: esto es TOTALMENTE NUEVO. Después vino el video y mucho después Domingo Di Núbila diciendo Maicol Jackson en un bizarro programa en el más bizarro canal 9, que pasó una y otra vez cada uno de sus videos hasta el hartazgo.
Hay que reconocer que estos dos negros MJ y QJ sacaron con Thriller un disco PERFECTO, Billy Jean, Beat It, The Girl is mine, PYT el dueto con Paul. Animal. Después vino Bad que era malo según la opinión generalizada, andá a Amazon y fijate los temas que tenía y decime si es malo. Martin Scorsese dirigiéndolo en el subte en un video con su sello único. MJ siguió gustándome, incluso en Dangerous que acompañaba desde el título lo que estaba haciendo en su rancho de niñez eterna. Un día llevé a Johanna al cine a ver Moonwalker donde quedamos mirándonos sin poder creerlo. Y una noche fui a River a disfrutar esa magia, trajo un show del carajo que sonó increíble y me regaló una especie de frutilla de la torta a tantos años de vivir su música. Es una de esas relaciones que te regala el arte, como Dalí, Bacon, Borges, Woody mismo, esos tipos que son parte de tu vida como si fueran viejos amigos.

Un tipo que murió hace mucho, hizo una música que no va a morir nunca.

Hollywood agarrate ésta

Tengo una idea para una película: Una mujer queda embarazada de su marido y de su amante pero en vez de nacer dos pibitos como la negra que tuvo que dar explicaciones después del parto hace poco, nace un bebé con dos identidades. No padece un trastorno disociativo de la identidad o doble personalidad, ni esquizofrenia, pero se pasa la vida de consultorio en consultorio sin que den en la tecla. Los psicólogos diagnostican todo tipo de patología y los psiquiátras le dan de tomar cuanto cócktel de psicofármacos lanzan a la venta. Con los años, la vida de este chico se complica alcanzando niveles inauditos porque encima son prácticamente el día y la noche. Todo lo que le gusta a uno, el otro lo aborrece. Rubias y morochas, uno es vegetariano, el otro se clava terribles asados ante el menor descuido del pobre amante de las hortalizas. Vampírica vida nocturna contra un madrugador que se acuesta temprano. Contradicciones encerradas en un mismo cuerpo. Llegó a estar 4 meses sin dormir hasta que colapsó. Hechos inconexos, palizas recibidas por ir a ver a Racing y gritar los goles de Independiente, su vida transcurre atravesando un sinfín de situaciones extremas hasta que uno de ellos muere y el otro ante el vacío, decide terminar su vida votando a De Narváez. Una mezcla entre "Fight Club" "Me, myself and Irene" "Persona" de Bergman, "Me quedé ciego" y "Tootsie" pero absolutamente dramática. Un buen día David Lynch cae a este blog porque buscó en google "Mancuniano" y de paso, como el título del post incluye la palabra Hollywood, le pide a su mucama Salvadoreña que le traduzca. Imaginen a la tipa que lee esto, cuando llega a "trastorno disociativo" decide mandar cualquiera y le termina la historia con una anécdota de una compañera de camión cuando cruzó la frontera ilegalmente. El Sr Lynch queda maravillado. Se pone en contacto conmigo, me paga los pasajes y termino en L.A. esperando en el lobby de un hotel 5 estrellas a uno de mis ídolos. Cuando le cuento el guión completo que pulí en el avión para sorprenderlo, el tipo tiene ganas de cagarme a piñas y entre puteadas y arrancarse los pelos, develando el origen de su particular peinado asociado a las vicisitudes de su profesión, entiendo que había cerrado una reunión con un alto ejecutivo de esos que ves en Entourage. Perdido por perdido me lleva al meeting e improvisa sobre la marcha un guión que ni comiendo 6 kilos de peyote podría un humano decir semejante sarta de incoherencias. FInalmente la peli se filma y decide mantener el nudo del conflicto pero el personaje con identidades múltiples lo representan dos actores; con lo que nunca se entiende que es un solo tipo. Como todas sus películas*, nadie entiende nada y la crítica lo aclama. Inexplicablemente me deja en los créditos, gano la palma de oro en Cannes, el León, el Oso y la concha en San Sebastián. Recorro el mundo promocionando la película que no es un fracaso rotundo en la taquilla por los incondicionales de siempre, pero no puedo volver al país porque lo que deslizo como un subtexto dentro del guión: una crítica profunda y visceral al sindicalismo argentino fascista de derecha que en vez de defender el bolsillo de los trabajadores roban a destajo, David filma ésto explícitamente con nombre y apellido de cada uno de los delincuentes, sin dejar de publicar en los títulos mi número de teléfono, mail, usuario de facebook y de twitter. Movilizados por Moyano, todos los barrabrabas contratados para hacerme boleta que se quedaron sin ir a sudáfrica, empiezan un world tour que casi hace que mi pseudónimo mute a novolvidejapon. Olvidado este incidente, previo depósito en suiza de todo lo que la productora me pagó en concepto de derechos de autor por ese guión, este blog y todo lo que escribiré en mi vida (cedidos por firmar sin leer, debido a la combinación de LSD de máxima pureza y una pijamada esa misma noche con Scarlett Johanson y Megan Fox a espaldas de mi novia) finalmente retorno al país envuelto en una glamorosa y efímera fama que me obliga a sentarme en sillones de la tele que sólo pude soportar en estados que el mismo Andy Chango envidiaría por el absurdo nivel de intoxicación que alcancé gracias a horas de sonidos binaurales. Ustedes me llenan de comments preguntando por qué no convencí a Lynch de filmar con un solo actor el personaje principal y les explico que todo está en este post, invitándolos a releerlo cosa que descartan unánimemente. Pasan los años y un estudio falto de ideas decide hacer la remake y ahora sí me lleno de esperanzas de que respeten el guión original que le dan a un comité de escritores que deciden dejar sólo la letra J de todo lo que con tanto esmero había escrito una mañana antes de ir a laburar bajo el título de "Hollywood agarrate ésta"

hijos

Con el tema hijos todos saben que metí dos alternativas y saqué uno freelo. De los que hice yo uno está absolutamente en brief, es genial y creo que es lo que todo cliente aprobaría sin dudar. La otra es más jugada, va por un camino no muy recorrido, es riesgosa pero deslumbrante y tiene todo para arrasar con cuanto premio se le ponga enfrente. El tema es que alguien le dé el ok sin cambios. Sobre los freelos tengo una opinión que los años me llevaron a corroborar lamentablemente. No cierran si no les metés mano y los metés en brief; será que fueron hechos sin el amor que los creativos ponemos ante cada laburo de una cuenta nuestra. Siempre pasa lo mismo, o es bueno el copy o el arte, nunca los dos. Acá es donde me siento tranquilo porque la redactora que lo hizo es muy buena y teniendo yo un origen de arte, tema resuelto. Es más, creo que esta copy puede ser una buena dupla y vamos a ver si funciona. Ganas no me faltan. Estoy con 3 alternativas, una la tengo que ajustar obviamente, pero estoy feliz con el resultado de todas. Me siento orgulloso de que cada una tiene algo especial, se nota que tienen una idea, una estrategia inteligente y espero que el destino haga que salgan las tres, de última una para clientes top y segmentamos la base para las otras dos. Créanme que están muy buenas.

JA JA JA

Woody Allen
Groucho Marx
Buster Keaton
Charles Chaplin
Benny Hill
Mel Brooks
todos los Monthy Phython
casi todos los de Saturday Night Live
Los tres chiflados
Robin Williams
John Belushi
Conan O'Brien
Larry David
Jerry Seinfeld
los guionistas de Family Guy
los de Los Simpsons
los de Two and a Half Men
los de las sitcoms como Married with children
Will Ferrel
Jim Carrey
Martin Lawrence
Steve Carell
Alfredo Casero
Diego Capusotto
Larry David
Andy Kaufman
Bob Hope
Steve Martin
Olmedo
Mike Myers
Chris Rock
Roberto Fontanarrosa
Danny Kaye
Toto
Pepe Biondi
Berdaguer
el gato de Berdaguer
Eddie Murphy
los uruguayos de Telecataplum
los hermanos Farrely
los Zucker de ¿dónde está el piloto? y Marquitos también
Sarah Silverman
los que escribieron Satiricón y Humor
Les Luthiers
David Spade y el gordo Chris Farley
Chris Tucker
Chespirito
casi todos los que se te ocurran

Todos estos tipos no habían hecho ni un chiste cuando Freud se puso a escribir sobre el humor y fundamentó mucho de lo que se opina aún en la actualidad sobre este tema importantísimo. El hombre que fue objeto de estudio por el padre del psicoanálisis hace más de un siglo, cambió muchísimo hasta hoy y quizás el psicoanálisis evolucionó junto con el hombre deprincipios del siglo pasado y se adaptó a esos cambios pero eso lo ignoro. Lo que me tiene hinchado las pelotas alcanzando niveles increíbles, es todo el psicobullshit que salta cada vez que hacés una joda, tirás un chiste o una frase. Siempre hay un pelotudo que opina lo que quisiste decir, significados ocultos y referencias a la placenta de la madre que te parió. Parece que la tierra sigue siendo la misma que cuando ese honorable austríaco se puso a hablar de chistes, sueños, inconciente, padres, porongas y habanos. Desde acá le mando mi más zarpada puteada no sólo a Freud, sino a toda la manga de soretes malcogidos que se ponen a filosofar sobre el sentido del humor, los chistes y sus significados sin tener en cuenta que éstos de acá arriba cambiaron no sólo el humor mismo sino la percepción y el efecto que éste provoca en el hombre, que es el único de los seres vivos que lo practica y lo disfruta. Si algún psicólogo buena onda se pone a explicarnos porqué mierda no puedo hacer un chiste sin que un pajero salte y me analice la vida, se lo agradezco.
Freud escribió en 1905 "El chiste" y 20 años después “El humor”, pone el ejemplo de un preso que va a ser colgado en la horca un lunes y, ante esta situación el reo dice “¡Bonita manera de empezar la semana!”. Cómo se ve viejo de mierda que nunca viste Monthy Python!!! Escribía esto, se iba a dar un pase y después volvía a escribir alguna otra pajería. Luego de casi un siglo, seguimos padeciendo lo que la gilada interpreta y opina cada vez que decís un chiste. Según levanto recién de la web, Freud explica al humor como un desplazamiento del acento psíquico del yo al super-yo. Ok, no tengo ni idea de lo que significa pero sería bueno que estudien HOY el humor. Aunque digan nuevas pelotudeces, cualquier fruta, que enuncien "puto el que rie" no sé, no importa. ¿O me van a decir que desde el mono seguimos siendo lo mismo y "el deplazamiento del acento psíquico" es la posta hasta que nos extingamos?
Invito a que me convenzan de lo contrario. Lo que creo es que todo lo que se dijo sobre el humor necesita estudiarse de acuerdo a la sociedad de hoy y reescribirse.

Tips de viajero para negros

NOTA: como todos los tips que puedo llegar a escribir, son únicamente para la raza inferior de negros que viven de un sueldo. HIjos de dueño y rubias de San Isidro con destino de 4x4 y labrador champagne quedan excluídos no sólo porque no leen (mucho menos éste blog) sino porque no les calienta nada y salen a comprar lo que necesitan total otro se peló el orto para que sacar plata o tarjeta de la billetera sea lo mismo que pestanear.

Muy importante es cargar todo tipo de batería. No estaría escribiendo esto si hubiera tenido el ipod con el ícono de batería en color verde. Increíble pero real, me olvido siempre de cargar todo. Piensen: compu, ipod, cámara, camcorder. flash, dildo si te gusta, lo que sea que necesite energía y tenga una luz roja catástrofe que te llene de odio cuando indica que no va a haber forma de que funcione.

Revisen los cables. Adaptadores de corriente (8 libras un adaptador para enchufar algo es un dolor de huevos que el negro de spegazzini no se puede permitir, es una comida menos señores!) revisen una y otra vez, pongan arriba de la mesa como si fuera un esquema de la mafia, cómo se relacionan todos esos aparatos electrónicos entre sí y saber bien qué necesitás llevar. Aparte de los cables y las pilas pueden requerir insumos como memory cards extra o cosas por el estilo que en otro país te dejan la cola picando.

Una tijerita sale 6 euros y se aprende garpando. Las uñas crecen y si vas a estar 3 semanas o más y te molesta andar como un colectivero de la 360 o un mandarín con uñas de oso hormiguero, recordá tirar en la valija (nunca en el equipaje de mano que queda en el cajón de los boludos en el primer scanner que te cruces) un elemento cortante como alicate o tijereta, la china plegable zafa de sobra.

Este punto no sirve para los estados unidos (no sé en Alabama pero por donde anduve, verifica) porque si te descuidás, hasta en GAP hay cubiertos. Tenedores, cucharas y cuchillitos con serrucho encontrás en cualquier lado. Pero unos cubiertos de metal no son algo delirante si te espera un periplo europeo (ojo con el mochilaje porque no pasan los controles) pero ir a un supermercado a comprar cubiertos te deja pensando si tu mamá de sacó faltándote un golpe de horno o es que sos pelotudo sin solución. Después brillan en el secaplato con un orgullo que el resto que compraste en falabella no tienen. No digo de llevar IKEA en la valija porque es una estupidez, tampoco llevar las Esen. Acá el norteño se hace un picnic (que OBVIAMENTE desconoce porque picnics es para gente que mira la línea de pobreza desde abajo) ya que come en lugares donde extranjeros ilegales les traen los alimentos en bandeja al ser elegidos de una carta, mientras ellos conversan cómodamente sentados. En parís o londres te vas a encontrar, si no soportás la tentación de comer en la plaza salmón con brie y langostinos con ensalda, con que un jueguito de cubiertos te hacen la vida más fácil y feliz. Jamón, queso y pan es un clásico también, no se olviden que fui al colegio en Tristán Suárez. El pan se puede cortar como lo hizo cristo en la última cena, pero él es el hijo de dios y vos un paspado que con las manos no puede hacer ni sombras chinescas. Este punto pueden salteárselo, no llevar ningún utensilio pero no me digan que no les avisé.

Si no vas a Miami, El BRONCEADOR SE COMPRA EN EL FREE-SHOP!!! nada de farmacity y menos que menos caer en una farmacia de Río donde un farmaceútico te espera afilándose la chaucha para ensartarte con una crema berreta que ellos no necesitan por vivir al sol y ser negros. Las marcas brasileras de protector solar son un fiasco y todos sabemos que éstas cremas son fluído de monos que están todo el día dándole a la manuela mezclado con mandioca y el coco blanco que los turistas yankees no saben que se come. Los bronceadores o after sun son productos "turist-only" que como todos los de la categoría, llevan un sobreprecio del 12000% más o menos. Recuerden revisar el baño de sus casas antes de ir que tal vez un Coopertone flamante los mira jugando a las escondidas entre los shampooes y los desodorantes. Hablando de after sun, el moco verde con AloeVera de Hawaian Tropic es casi un punto aparte porque prácticamente no se consigue en todo Brasil, pero en otros destinos, será caro pero lo podés encontrar (como en méxico que me costó como 20 dólares un frasquito de tamaño similar al de las gotas para los ojos). TODOS creemos que no lo vamos a necesitar porque quemarse es de giles, pero a la primera resolana o una tarde de fútbol playa en cueros, quedás como un camarón con la camiseta de españa puesta y nada te dejará dormir a la noche, ni la toalla mojada.

Free-shop: El auténtico negro cree que el free-shop del país al que se dirige es más barato Y NO ES ASI PRACTICAMENTE NUNCA (salvo que viajes a Somalía que todo sale un dólar menos pero no te lo recomiendo porque la gripe porcina hace cosquillas comparada con la malaria y la disentería que te podés pegar ahí). Especulamos con comprar las cosas a la vuelta, sin importar que tenemos una hora o más para estar al pedo, chusmear y probar y a la vuelta sólo queremos llegar a casa para ducharnos y dominar ese pelo de Capusotto que te queda después de 9 horas de viajar en turista. Cuidado con la prueba de productos, no ponerse perfume en casa es una opción si vivís después de Lanús, pero tampoco ser una pantonera de aromas meta probar todo, debés ser discreto con los tester y cuidado al ponerte cremas de vichy porque no da terminar como los tres chiflados después de una guerra de tortas ya que la crema era muy espesa o mandar desodorante al culo delante de todos porque no está bien visto. No seas guarro, o guarra, de andar probando los perfumes de tus EX delante de tu actual pareja y menos que menos, regalarle uno de ellos haciéndote el boludo generoso. Lo peor del Free-shop es que dejás todo para la vuelta, desconociendo que el que te espera cuando llegás, es una muestra gratis del local monumental que recorriste cuando la ansiedad por irte de vacaciones te mantenía a 20 cm del piso. NADA DE LO QUE QUERES ESTA EN EL KIOSKO QUE LLAMAN FREE-SHOP a la vuelta. Las ofertas de Absolut Vodka de sabores que el mismo Odin preparó en el Valhalla con la mirra que toma el papa más los mejores destilados suecos y frutas silvestres, que costaba 45 dólares por un trío de litros, es un espejismo que sólo encontrás al irte del país.
Nunca compren ropa ni anteojos en el free-shop porque en cualquier lado salen la mitad. Y la electrónica no van a comprarla ni queriendo, porque sale más caro que en garbarino; una funda para el iPod nano sale más caro que un iPhone liberado. Y salvo que sepas que el avión se va a caer y tu tarjeta de crédito sea corporativa, no creo que sea lo más inteligente que puedas comprar.

NOTA UTIL: podés comprar a la ida y no andar cargando las botellas y las latas de Twinings como un mozambiqueano con una canasta arriba de la cabeza, podés dejarlo en el mismo stand para retirar a la vuelta. Nice tip que gente topísima conoce al dedillo. Ojo no dejes los bronceadores, zapallo en almíbar porque de nada te van a servir en el baño haciendo tiempo a que te los olvides el próximo viaje.

3D

Hoy salimos hacia el cine con las expectativas bien abajo, el plan era ir a ver Monsters vs Aliens en 3D en una refaccionada sala de Belgrano. Llegamos sobre la hora, nos dieron anteojitos "con pocos dedos" que al instante traté de dejar lo más impecable que pude. Quisiera volcar la real sensación de todo lo que viví y una vez más, creo que me quedo corto. Palabras como fascinación, deleite, entretenimiento puro, diversión, maravilla técnica, regocijo son pocas para describirlo. Vi cinerama cuando era chico en una esfera que te mareaba y les digo que flasheé porque era increíble, estuve en cuanta gilada 3D hay en Disney y Universal y no sentí nada parecido a lo de hoy, en IMAX 3D vi a Cameron jugando a ser Jaques Custeau en el fondo del mar en la nada despreciable sala del Natural History Museum de Londres y no me voló la peluca; no sé si fue el 3D o la combinación con las escasas expectativas despertada por la peli que pintaba para siesta pero hoy me deslumbré. Me encantó estar adentro de la peli pero me quedé colgado con lo que va a venir. Este finde jugamos a lo loco después de un año sin Xbox y pensaba en el corto blanco y negro de los comienzos del cine en el que un cowboy forajido y bigotón dispara a cámara espantando a un público desprevenido o el corto "L'Arrivée d'un train en gare de La Ciotat" que hizo que todos en el pueblo de mi abuelo corrieran llevándose sus sillas (real story) gritando en italiano que los pisaba un tren. Pensaba en los juegos donde sentís, tenés miedo y corrés porque te matan y cómo la tecnología nos va a meter adentro de la acción. 3D, 4D, inyección en el culo de imágen, sonido y olores o una pastilla que te haga vivir las historias como lo predice la Sci-Fi. Es infinito lo que vamos a poder experimentar. Si uno de esos viejos que se asustó con un tren llegando a la estación, lo sentás a jugar en HD un juego de guerra en primera persona, se vuelve loco, no entiende nada. O peor, lo hacés volar como Superman, o lo hacés correr a 340 km/h en una Ferrari en Nürburgring. Hace mucho que el cine me sorprende en lo técnico, en lo mágico. Lucas, Spielberg y los genios de la ciencia ficción, Alien que no me dejó dormir o Blade Runner, los ejemplos son numerosos. Descubrir paletas cromáticas que no había visto nunca, que el Rafael de Sanzio se hubiera muerto por tener a mano. Cosas que los libros no alcanzan a construir porque nuestra imaginación no es la de Ridley Scott y hoy en día trabajan 500 de estos tipos al unísono para pegarte en la nariz con un bate. Sentí eso en un cine hace añares cuando llevé a mi hermana a ver La Sirenita, no entendía cómo se podía pintar con esos colores; luego Matrix me regaló cosas que nunca imaginé, o Meteoro con su lisérgico viaje de espectro inédito me hizo volar como nunca. Hoy con esta peliculita divertida y súper entretenida sentí que el cine dio otro paso. Espero que vayas a una sala 3D, pongas los 23 mangos que piden, lleves unas carilinas para dejar los lentes impecables y disfrutes a pleno. Vas a ver que no viste nada igual.

La guerra entre Estados Unidos y Uruguay

Si alguna vez existe un conflicto desequilibrado y caprichoso, sería el de nuestros vecinos y la tierra de la libertad y las oportunidades. Desde hace un tiempo, en este blog se disparó, por culpa del flag counter que es un programita que te dice desde dónde se conectan los lectores, una lucha titánica entre mis hermanos Uruguayos y los gringos. Maquinita a maquinita se suman a leer estas giladas desde allá y desde acá y como David y Goliat 2.0, están frente a frente en esta pelea del que soy único testigo. Siempre pienso más allá de mis amigos y la gente relacionada conmigo por facebook o flickr quién se mete a leer estas historias mínimas. Volvidejapon una y otra vez me sorprende, como lo hizo un par de veces de manera fuera de escala y si bien no es un blog de comments, de vez en cuando me regala algo lindo. Suena lógico que los Uruguayos pasen y vean, porque hay mucho sobre Montevideo y sus glorias pero sólo tengo 4 amigos en USA y me pregunto quiénes son esos latinos o incluso gringos que entran curiosos o por error. ¿Qué se llevan de acá?. Más allá del chiste de este cabeza a cabeza que espero ganen los charrúas por goleada como si Victorino estuviera en la delantera, me intriga ¿por qué caen acá los chinos, los daneses, los rusos, los Salimes de la India? qué hacen antes de decir "¿y ésto qué mierda es?", antes de ver que esto no es lo que les gustaría encontrar como bien dice su nombre, antes de salir corriendo a google a seguir buscando.

USA 67
Uruguay 66

abrelatas

Esto no es una perorata para hacerme el piola, después de todo, termina siendo una pregunta. Es lo que voy a llamar el "efecto abrelatas" no creo que sea pariente del "efecto escoba nueva" pero si querés relacionarlos, adelante. También podés usar otros ejemplos, como el taco del zapato, el botón menú del control remoto o el que quieras. Yo me encontré con éste. Durante años usé el mismo abrelatas, nunca reparé demasiado en él, no recuerdo quién lo compró si mi ex o yo y no está diseñado por Philippe Stark ni mucho menos, no hace a la cuestión. No tengo una conexión afectiva, no es el que usó mi abuelo cuando yo era su ayudante de cocina, es un simple abrelatas. Lógicamente con el tiempo dejó de hacer su trabajo como cuando era nuevo y desde hace mucho (muchísimo) comenzó a tener mañas y sólo funciona si lo usás de una determinada manera, poniéndolo de costado, presionando la mariposa de una forma particular, teniendo que repasar zonas que deja la lata sin cortar. Pero me acostumbré y no entendía otra forma de abrirlas, pasó a ser algo natural, sólo tenía que ajustar mi destreza a su deterioro y listo. De pronto un día en mi casa no hubo un abrelatas sino dos. Y sin pensar agarré el otro, el de poco uso, y descubrí que todo este tiempo estuve renegando con algo que no funcionaba bien, amoldándome a sus caprichos, a sus defectos, inútilmente. Sentí una liberación enorme con el simple acto de abrir una lata, sí suena tonto, pero tuve en las manos la pregunta: ¿por qué todo este tiempo usé algo que no servía? Rin, ring, ring. ¿Quién es? Soy tu inconsciente que está harto de tu conformismo, tu comodidad y tu falta de pelotas, características que te tuvieron por ejemplo 13 años en el lugar equivocado, o intentando "ladear" las cosas o forzándolas para que funcionen: parejas, relaciones con amigos, el trabajo. Es la tapa del horno cerrada con un pedazo de cartón porque ya no cierra bien. Cosas que se arreglan llamando al técnico, y no lo hacemos o es demasiado tarde cuando nos damos cuenta. Situaciones, elementos que no van para ningún lado y que sería más conveniente cambiar por algo nuevo. Sí, sí, hasta que se rompa, nada es eterno, hasta que comiencen los caprichos, los vicios, las mañas. Las cosas que claramente vemos que no van para ningún lado y sin embargo prolongamos en el tiempo, como tanos que no tiran nada, o el chiste del peine de un sólo diente. Cosas que compramos sabiendo que no necesitamos o que no funcionan ni de entrada. Me cuesta comprender cuando tengo la suerte de avivarme de algo, a veces tirado en un diván, otras sentado en un bondi, cómo soy tan pelotudo, que sabiendo perfectamente lo que pasa, miro para el costado. Nos hacemos los boludos, total ponemos el abrelatas de costado, presionamos la manija más de lo que deberíamos y pasamos una y otra vez arriba de esa pequeña parte de hojalata que rehusándose a cortarse, nos mira sin entender cómo no cambiamos ese aparato de una buena vez.

¿No te parece?

violín

Llegó del chaco siendo casi una niña y la realidad en la que se vio inmersa desde que vino al mundo la tuvo siempre con la necesidad de nadar para mantenerse a flote, para subsistir. Así comenzó a limpiar en casas ajenas mientras buscaba encontrar una para hacer suya. Con el tiempo echó raíces y se enamoró, tuvo un hijo y luego otro y otro más. Como ocurre muchas veces sin que esto tenga que sorprendernos, un amigo de su hijo quedó en la calle y no solo le dió cobijo sino también una mejor madre: ella. Así pasó la vida, se hizo grande, sus hijos la hicieron abuela, siempre arriba de un tren yendo y viniendo por horas desde la ribera del Gran Buenos Aires hasta una agencia de publicidad que la tuvo de acá para allá. Un día su marido fue a visitar al chaco a un sobrino que no conocía, ya grande, que tuvo la suerte de nacer con síndrome de down en un lugar donde la vida es más dura para el resto que para él y que llena sus días de felicidad entre otras cosas, con música. No creo que te extrañe querido lector saber que este hombre humilde, a su vuelta a la glamorosa capital, a su lustrador de bronce para un timbre de múltiples historias, se propuso cumplirle un deseo a este chico. Y así fue que comenzó a pagar con plata que no tiene, en cuotas, un violín que envió al norte envuelto en amor y cartón; y que ahora busca sonar lejos de su destino filarmónico, entre las risas desafinadas de un niño eterno que no sigue las reglas del tiempo mantenido en la más pura humanidad. Tan pura como la de esta gente que es un ejemplo de vida, acá cerca del río, a unas horas de tren nomás.

palabra

Nunca en mi vida la palabra amor quedó chica. Tuvo siempre una grandilocuencia envidiable y lo que encierra es prácticamente todo lo bueno que nos ponen los dioses en las manos. Amor son mis hijos, mis parejas a lo largo de mi historia, mis amigos, mi viejo, mis ideas, mi familia, la patria (la de los griegos, no la de Videla), mi música quien alguien llamó “tu amante”, una buena peli, el gol, algún plato, un lugar, Paris, amor es eso, también un cuadro, un touchdown de último segundo o un libro, cómo no.

Hoy me encuentro ante un serio dilema: la palabra amor no me alcanza, necesito otra, me quedó chica; y la frase “Te amo” describe lo que siento, de la misma forma que lo hace la letra E con un elefante.

cosas

"Carecer de algunas de las cosas que uno desea es condición indispensable de la felicidad".
Bertrand Arthur William Russell.

little person

I'm just a little person,
One person in a sea
Of many little people
Who are not aware of me.

I do my little job
And live my little life,
Eat my little meals,
Miss my little kid and wife

And somewhere, maybe someday,
Maybe somewhere far away,
I'll find a second little person
who will look at me and say,

"I know you
You're the one I've waited for.
Let's have some fun."

Life is precious every minute,
and more precious with you in it,
so let's have some fun

We'll take a road trip
way out west.
You're the one
I like the best.

I'm glad I've found you,
Like being around you
You're the one I like the best.

Somewhere, maybe someday,
Maybe somewhere far away,
I'll meet a second little person
And we'll go out and play.

gracias

Llama mi viejo a casa, está en el Calafate llegado anoche y sin haber ido todavía al Glaciar Perito Moreno. Anda en uno de sus viajes que orgulloso estoy de haber incitado, viaja como un chico por el sur argentino que ama tanto como sus sierras de Córdoba. Se fue a ver a su hermana a Chubut; anda detrás de unas truchas y de sus sueños que últimamente veo muy ligados entre sí. Salió con la consigna "vuelvo cuando se me acabe la plata", quería ir a Comanante Luis Piedrabuena a ver un concurso mundial de fly casting, cosa que descartó por el Chaltén que anduvo escupiendo cenizas y arruinó los ríos más el calor del verano que hizo de la pesca algo Quijotezco esta temporada. Pero como todo en la vida que es inesperado, terminó yendo con alguien que conoció allá, a ver los hielos eternos en el confín de la Patagonia. Me contó todo esto ayer que llamó a la agencia, pero este que les cuento es otro llamado muy distinto. Es la una de la tarde un sábado sin chicos, atiende mi novia se mandan cariños y besos y después habla conmigo. Tiene una voz callada, de un tono que sólo escuché un día que lo hice llorar por un reproche injusto que se me escapó todavía con la cabeza volada no hace mucho, suena emocionado:
papá: "hola flavio!"
flavio: "hey papá cómo va?"
papá: "bien, sorpendido con esta ciudad"

edito el resto, pero el viejo me describe esa perdida ciudad hecha de turismo que espero algún día conocer. Termina así:

papá: "es poco común que un viejo a los 70 años se emocione ante un paisaje, de tal forma que le tiemblen las manos como a mí recién. Estoy contento de poder emocionarme todavía. De que me tiemblen las manos por algo. Yo me puedo morir tranquilo. Soy un tipo afortunado. Por lo que vi y por estas cosas que me pasan, te digo que cuando muera, si estoy lúcido y puedo hablar, mi última palabra va a ser GRACIAS"
...
flavio: "te quiero mucho viejo"
papá: "chau hijo"
cortó.

Oscar

Saben que el cine me cabe como pocas cosas y teniendo un paladar negro de película 35 mm sin revelar, admito sin ponerme colorado que mucho del cine de Hollywood me gusta. Como también me gustan los festivales. Mucho. Todos. Cannes, Venecia, Berlín, San Sebastián, los Golden Globes, Sundance. Osos, palmas, globos, conchas o leones, estatuillas que pasan de manos al compás de las modas y el comercio, que es en lo que la industria cinematográfica se ha convertido por completo hoy. Justas y no tanto, marketineras, snobs, las premiaciones me encantan y tengo en la cabeza muchos megas ocupados con ganadores y nominados de aquí y allá. Hace muchos años, en mi casa, los lunes en los que se entregaban los Oscars eran noches especiales. No me acuerdo si el resto de la flía se prendía, pero con mi vieja hacíamos un prode donde votábamos por pelis que la mayoría de las veces no habíamos visto (no se olviden que antes estrenaban cuando querían y muchas veces era al año siguiente de la fecha de lanzamiento). Sin embargo sentarse a ver los Oscars era un momento tan Kodak como el teatro donde se entregan ahora y yo era siempre era el que se quedaba hasta lo último cuando el sueño y el tener que ir a laburar temprano ganaba desertores a la causa. Alegrías e indignaciones se mezclaban en un coctel agridulce como después comprobé que ocurre en toda premiación. Por mi trabajo, me tocó estar nominado y la panza se estruja antes del anuncio siempre, miren que soy conciente que nada cambia con un oro bronce o plata. Pero los nervios del Oscar son distintos, seas nominado o un gil que está del otro lado del mundo enfrente de la tele, y aunque les suene irreal, un cosquilleo antes de abrir el sobre me ganaba y a veces un grito casi de gol se escapaba, ahogado por la hora, ante el triunfo de uno de los míos. Hay pelis que aún hoy no vi, indignado, como "Ordinary people" que le ganó a "Racing bull" llevando la cota máxima de injusticia a niveles nunca igualados. Los que forman parte del mundo del entretenimiento, hacen feliz a la gente y uno termina queriéndolos. Y el cariño emociona contagiosamente, como cuando ves un tipo grande pucherear o en la sección "In Memoria" donde desfilan por última vez llenos de gloria por la pantalla plateada los que se fueron, afanándote un lagrimón de vez en cuando. Este año volvió a mi casa el prode después de mucho tiempo; con mis hijos, mi novia y hasta mi viejo que perdió todos sus puntos por seguir ciegamente al viejito que va contra reloj hacia una juventud a la que nosotros, en contrapartida, vemos cada día más lejos.
Quiero votar las pelis que haga Otto, verlo levantar sus premios o las de Migue Schverdfinger, que cuando leo su nombre en los afiches me lleno de ese orgullo especial que regalan los amigos. O como hace unas semanas, que me alegré infinitamente con 3 osos que ganó un Gigante en Uruguay, e indirectamente (muy indirectamente en este caso por tristes razones) sentís en carne propia ese rush intenso que provoca el reconocimiento al talento, el laburo y el alma que se pone detrás de una peli.
Mi hijo a los 8 años dijo que iba a ser director de cine, hizo una peli con sus primos que anda por ahí en youtube, y fue feliz como nunca al estar en la filmación de un comercial que me tocó hacer. Un día me dijo que cuando él ganara un Oscar, le iba a comprar una casa a su mamá y a mí me iba a regalar la estatuilla. Casi me muero de sólo imaginarlo. Les confieso que espero ese día como ningún otro así como espero que Milo siga sus sueños más salvajes. Quién te dice, quizás lo lleven una noche en Hollywood a subir una escalera para después de saludar un par de estrellas, recibir una estatuilla dorada y luego de levantarla al cielo, arranque su discurso diciendo: "gracias a la academia..."


Perdí todos los puntos de documentales y cortos que no vi, pero me clavé 16 puntos en el resto. Masomenos ¿no?

Eco

Mar, crepúsculo, la naturaleza me regala el sol pintando las olas de naranja con pinceladas caprichosas. La textura aterciopelada del mar hace más intenso el acariciar de cada ola, me adormecen. Como una toma en estudio, la luna pone la luz de fondo, con su llena redondez, intensa y blanca como los leones y dragones que dominan el cielo lejos de los hombres. Cerca del horizonte unas barcas le roban a un Neptuno distraído algunos peces y eso será la paga de un largo día danzando en el verde suelo de sal. Escucho a lo lejos el eco de las sirenas que intentaron robarle a Odiseo la cordura y cruzando el tiempo y los océanos, me llega el cantar, arrullándome mientras siento sus caricias por todo mi cuerpo. Tirado boca arriba, con la mirada perdida en el cielo, con los pies asomando como queriendo sumarse al espectáculo. Sigo así y pasan los minutos y el sol cambia la paleta y le agrega un poco de rojo a la inmensa bóveda y al espejo en el que floto, dejándome llevar como el día que se marcha lentamente para dejarle lugar a la noche.
Pienso que todo es una ilusión y que no estoy aquí, es un recuerdo, un momento encapsulado por alguien para visitarlo de vez en cuando. El calor, la arena, el amor, las risas. Todo una fantasía que ahora recuerdo y quizás alguna vez viví.

Recomendación cinéfila (doble)

Tema I:
Por el amor de Dios no se les ocurra alquilar o copiar en DVD la peli "Slumdog Millionaire" y verla en una triste pantalla de televisión. Háganse un favor, un regalo, un mimo; tómense un taxi o el subte o tren y bondi si es necesario pero vayan a verla sí o sí al cine. No sean mezquinos con sus sentidos y busquen una sala con buen sonido, una gran pantalla y prepárense para ver una peli extraordinaria. Y les remarco la palabra extraordinaria porque es de las que salen de lo común, es una clase de cine cómo está contada; desde el guión, la cámara, los subtitulados en inglés. Una clase también de color y no me refiero al que captó el director de fotografía, me refiero al de la vida, de la pobreza cruda y ojo que Slumdog no es una patada en las pelotas como Salam Bombay (de hecho le cambiaron el nombre a Bombay como si eso cambiara el hambre y la miseria pero parece que todo sigue igual)no esperen un garrón porque no lo hay. No esperen una peli con moraleja que te da ganas de salir del cine y adoptar un villero. Villeros a los que les llegó la globalización y son cada vez más parecidos vivan en una favela, el conourbano bonaerense o la India.
Podría tentarlos con decirles que es del director de Trainspotting pero sería hacer trampa. Es un espectáculo que daría cualquier cosa por borrar de las 20" de hotel con dvd sin marca y un parlante de Spika así poder ir al cine a disfrutarla a pleno.

No digan después que no les avisé cuando la vean en HBO.

Tema II:
PROHIBIDO ir a ver "The Reader" sin leer el libro. Se lee en una tarde, pueden pedírmelo pero les voy a pedir 100 pesos de seña ya que está dedicado y generalmente los libros no se devuelven. Está súper bueno y el trailer pinta que tienen ganas de respetar el original. La dirige el inglés que hizo The Hours, generalmente eso no dice nada pero a veces sí. Veremos.

PROHIBIDO VER EL TRAILER PORQUE CUENTA TODO!!!!

Nancy Gustavo y Guillermo

El rubio empezó a jugar de grande, a los 8 años. Era distinto y no por el color de pelo, era un extranjero en su tierra y la falta de fútbol remarcó esa diferencia. En un lugar donde se nace con una pelota entre las piernas, y ella reina solitaria como compañera de juego; el resto de los juguetes quedaban reservados a otra clase de niños. No jugar al fútbol era la peor de las aberraciones y en ese lugar perdido en el sur, aprendió a vivir el "deporte más lindo del mundo" de la forma más difícil de todas. Elegido último en el pan y queso, sintiendo una variedad de humillación difícil de encontrar en otro ámbito, ante cada caño, cada pifie, cada pelota tirada a la calle. De a poco, con el tiempo de aliado, comenzó a encontrar un lugar en la cancha mucho antes de que lo encontrara en la vida. Las canchas eran pedazos de tierra delimitados por un trabajo comunitario de zapines y pastos arrancados con lo que había a mano y los arcos eran siempre palos que misteriosamente mantenían una línea recta como si la naturaleza estuviera de acuerdo con su destino de marco del gol. El travesaño permanecía estoico con una horizontalidad que mutaba en arco al poco tiempo. Jamás una de esas canchas tuvo red y eso lo marcó para toda la vida. Más tarde, años después, disfruta más de las caricias y la danza íntima entre la red y la pelota que haber marcado un gol. El tener los arcos desnudos hacían que el gol muchas veces se transforme en una caminata ineludible ya que el fútbol de potreros tiene leyes que otros deportes no entienden y "el que la tira la va a buscar" era una de ellas. El pasto repetía un dibujo caprichoso en todas las canchas desapareciendo rápido del centro y las áreas y ser zurdo en un mundo donde el zurdo mágico no había asomado todavía, le regaló tener un poco de verde para él al correr por la línea; abajo al principio, arriba cuando se animó a dejarle en bandeja los goles a los nueves. Y ese pasto resbaladizo era quien pedía unos botines que nunca llegaron en su infancia. El destino quizo que se mude cuando aún no había podido aprender de esa gente tan distinta y esa multiplicidad de diferencias lo enriquecieron más afuera de la cancha que adentro. Y así se fue a la ciudad, el haber crecido en ese medio lo niveló con chicos que sólo tenían adoquines y baldosas para patear la redonda. Los primeros años del secundario lo pusieron en un lugar de segunda línea pero el gol había comenzado con él una tibia amistad que más tarde se consolidó caprichosa como suele hacerlo con algunos afortunados incapaces patadura. Pero un evento cambiaría para siempre su relación con la número 5 y paradógicamente vino por la guinda. En tercer año se anotó en rugby como reemplazo de correr como un tonto de película por una pista a las órdenes de un vago panzón que desayunaba un buen trago de Fernet. El rugby seguía un deseo maternal que no le pertenecía y esas ganas de ver a su hijo como sus tíos haciendo tries y tackles, la llevaron a gastar lo que no tenía en unos flamantes botines de los que Adi Dassler se hubiera sentido orgulloso. Los tapones de aluminio intercambiables le hicieron sentir por primera vez en su vida que podía alcanzar un sueño. Ya en las primeras prácticas del club Pucará, se dió cuenta que no había chance de romance entre los dos y de los deportes que habían traído sus antepasados de la isla pirata, ganó el que hacía latir los corazones de todos cada domingo. Ahora el fútbol se sentía de otra forma parado en esos negros tractores de cuero y metal. Los días pasaron volando como lo hicieron los meses y las vueltas de la vida lo devolvieron al pueblito perdido de donde había venido. No mucho más alto, había descubierto otra realidad y eso le dió una confianza que usó inteligentemente en la cancha cuando volvió a jugar esos picados plenos de sudor y vino barato.

Las canchas eran tantas que tenían nombre y lejos de los imponentes personajes que son honrados en el calcio, la que nos regaló el escenario de esta historia se llamaba NAGUGUI ya que quien prestó el terreno la bautizó con los nombres de sus hijos Nancy Gustavo y Guillermo; Darío, unos años más chico que el rubio, no tuvo la suerte de estar para ponerle un par de letras más a un nombre ya extraño como pocos. Había llovido mucho esa semana y las áreas transformadas en piletones de agua y barro intimidaron a las lisas suelas de zapatillas de mil batallas de la mayoría de los jugadores. Seguía cayendo agua y el rubio, estaba por vivir una tarde irrepetible, que como felizmente suele pasar, era algo insospechado por él. Su bautismo de gloria se hubiera perdido para siempre si yo no hubiera estado ahí para contarles esto, pero ese día los goles llovieron sin cesar y convirtió los 11 de su equipo, luchando en el barro contra sus limitaciones, los impíos centrales y un arquero que los años y una vida dura de fábrica, falta de oportunidades y alcohol no le borraron las mañas. Los palos aplaudían sus zurdazos y la de cuero entraba sin fuerza, rodando agotada o volando con furia hasta perderse en el campo. Los compañeros gritaban, reían incrédulos de cómo había vuelto el rubio y ese respeto tan bien ganado como el partido, lo llenó de orgullo en un tercer tiempo regado por tintos añejados en damajuanas. Esa fue la tarde en que se ganó un sobrenombre que nada tenía que ver con sus 66 kilos pero sí con su faena entre la lluvia y el barro, que aún hoy, muy de vez en cuando antes de dormir, o cuando ata los cordones de otros botines que usa actualmente, le resuenan las palabras de ese apodo llenas de gol. Ese día se había convertido para siempre en "la chancha"

Gaza

"Precisamente nosotros, el pueblo judío, debemos saber mejor que los demás que el asesinato de seres humanos inocentes es inhumano a inaceptable"
Daniel Barenboim.

Intifada

Seis miliones de judios aniquilados de la forma mas cruel
Un genocido imperialista por ejercitos fascistas, de la historia hay que aprender
Las victimas se han convertido en los verdugos se vuelven del reves
Colonizando territorios Palestinos, de nuevo atentando a la sensatez

MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE ISRAEL ...
MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE YAVE..

Que harias tu si te echaran de tu casa sin derecho a rechistar
Pisoreando tu cultura, sumergido en la locura por perder la dignidad
Palestina esta sufriendo en el exilio la opulencia de Israël
Por un gobierno prepotente, preparado para la guerra, por tu ya sabes quien

MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE ISRAEL...
MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE YAVE...

Piedras contra balas una nueva intifada en Cisjordania, Gaza o Jerusalem

QUIEN PODIA IMAGINAR ?
QUE DAVID FUESE GOLIATH
QUIEN PODIA IMAGINAR ?
QUE DAVID FUESE GOLIATH

Intifada, Intifada
Intifada, liberación

No cunfundas mi postura, soy ateo yo no creo en ningun dios
No diferencio a las personas por su raza, su cultura o su mierda de religion
Solo condeno el sufrimiento, la injusticia y el abuso de poder
Palestina es sometida a la mas terca de las guerras, la opulencia de israël.

MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE ISRAEL
MUERTOS MUERTOS EN NOMBRE DE QUIEN ?
MUERTOS MUERTOS DE YAVE

Piedras contra balas una nueva intifada en Cisjordania, Gaza o Jerusalem

QUIEN PODIA IMAGINAR ?
QUE DAVID FUESE GOLIATH
QUIEN PODIA IMAGINAR ?
QUE DAVID FUESE GOLIATH


Estoy harto de Israel y sus gobiernos de guerra y muerte, harto como me tienen Bush y Putin llenos de sangre, porque son lo mismo. Me repugna que como bien dice la letra de Ska-P, David se haya convertido en Goliath. Nunca tuve tantas ganas de paz y justicia como este año.

2008

No recuerdo cómo fue 1968 pero puedo decir que 1978 y 1988 fueron años excelentes, de hecho el 88 lo tengo en el podio, como uno de los mejores de mi vida. Cuando llega fin de año me surge siempre hacer un balance y el de este año es muy difícil. Hice cosas buenas y malas, como buen idiota que soy me equivoqué bastante y acerté también por suerte. Tomé decisiones que en otro momento no hubiera tenido la fortaleza de tomar. Fue el año en que dejé a una mujer que me hizo mejor hombre. Le pido perdón a Mariana porque en vez de darle felicidad, hice todo lo contrario. Y agradecerle a Delos por haber luego tocado a la puerta en un momento tan complicado para mí. Pese a todo esto, fue un gran año, un año intenso, lleno de amor de punta a punta. Muy fuerte en lo afectivo. Año de pérdidas y despedidas. Fue el año donde volví a sentir cosas que pensé imposibles e irrepetibles. Donde pasé de un amor a otro de una manera irreal, saliendo de una historia y entrando en un cuento de hadas, en una montaña rusa de 100G. Un año de sorpresas, de reencuentros. Con un hijo de otro que cada día es más mío. Así se va el 08. En lo laboral estoy como el cuento de las moscas en la leche con un compañero que ya se ahogó y yo nadando tratando de hacer manteca de una leche que dejó de ser dulce hace mucho. Con mis hijos sanos, pasando de grado uno y cada vez mejor en el cole y en la vida la otra, creciendo, viendo a su viejo muy feliz. Y hablando de viejo, con el mío bien, lúcido, y lo más importante, cerca. Este fue el año en que emprendí un viaje delirante, partiendo con una chica que estaba convirtiéndose en extraña para volver con mi hija, en una travesía donde mi bebé volvió a ser mi bebé. El deslumbramiento que vi en sus ojos, es algo que no tiene precio y es hoy uno de mis mayores tesoros. Además tuve la suerte de conocer el lugar del mundo que más anhelaba, cumpliendo uno de mis grandes sueños.

Uno valora las cosas o cuando las pierde o cuando pasa el tiempo, salvo que seas muy feliz y no pueda escaparse la certeza de que está bueno vivir esta vida inexplicable. Por eso trato de valorar lo que tengo, a casa instante. Como frutilla de la torta, cuando el calendario se agotaba, me topé con un viejo amigo que busqué durante 20 años, casi el mismo tiempo que pasé sin ver a quien hoy me deja una vez más sin aliento y me llena de vida.

El año que viene quiero soñarlo de cambio, de crecimiento, de renovación, de aire. Quiero que sea el año donde tenga los huevos para dejar de lado la oscuridad que seca toda mi energía, de ir para adelante, de ser inteligente y justo. Año que quiero compartir con ustedes por acá y espero llevarles palabras, desde un lugar distinto, que les hagan sentir algo. Lamento no hacerlo como querría, ya que no hice cine por falta de talento y valentía, pero espero arrancarles una idea, una sonrisa o una emoción, pagarles de esa forma por su tiempo y su cariño.

Amigos, alzaré la copa hoy por la noche pensando en muchos de ustedes y en quienes necesitan una mano, en los nenes que tengo cerca y están con problemas, en los que viven de un sueldo y que éste gatee en un país donde los precios corren, en la justicia, en el amor y en la suerte de tener un par de estas cosas juntas.

Con todo mi corazón les deseo lo mejor para este 09. Gracias a todos por haberme dado tanto afecto. Los quiero mucho. Felicidades!

La Milagrosa

Es increíble pero cuando pensamos en el paraíso lo ubicamos lejos, fuera de nuestro alcance. De hecho en la antiguedad los hombres que soñaron a los dioses y sus moradas, lo hicieron en los cielos, en el único lugar a donde sólo se podía llegar con la imaginación. Hoy los paraísos los encontramos en la Polinesia, en la cima de una montaña en el Tibet, en un lago de aguas heladas en el confín del mundo o una playa con arenas pintadas de blanco y aguas de un verde irreal. Pero no. Hay paraísos que están mucho más cerca de lo que creemos y hace unos días me tocó estar en uno de ellos. La noche acompañaba con su calor y el diverso coro animal que puso en escena la naturaleza, acompañaba una guitarra que Vinicius regaba con su alma de poeta y su voz llena de experiencias. Estar bajo las estrellas conversando en el agua de una pileta fue la excusa para tomar un par de Guinnes regaladas, sin saberlo, por la patria de Napoleón en un descuido que voy a confesar intencionado sin ningún tipo de culpa. La noche nos iluminaba mientras se ponía a punto una carne arriba de unas brasas y la conversación dejaba escapar verdades que no debían ser oídas. Ese clima, el reflejo de una ciudad lejana que dibujaba líneas color rosa en un cielo salpicado de eternidad y la tranquilidad que nos da la el campo, me llevaron a pensar que es posible palpar el paraíso. Aquí, hoy. En este país incluso. "La Milagrosa" es una casa que está sobre una lomada a unos kilómetros de Buenos Aires con su perfección austera y el buen gusto que dan los detalles exquisitos, me regaló un momento de calma y paz en medio del revuelo diario a que me somete mi profesión a la cual amo y odio en partes iguales. Dormir lejos de todo, viendo el horizonte que todos deberíamos tener de fondo en nuestras ventanas, me hizo sentir que podemos vivir el paraíso donde querramos. Ojo que no hablo de esos paraísos íntimos como son los brazos de quien hoy me presta su amor. No me refiero a eso. Pienso los lugares que uno no aprecia por falta de perspectiva y por no poder ver dada la corta distancia que la rutina nos deja ante todas las cosas. Recuerdo a mi madre en sus últimos días, reconociendo como su refugio (¿que es un paraíso sino un refugio donde nos sentimos plenos y a salvo?) el lugar del cual siempre escapó. Todos tenemos la posibilidad de convertir en paraíso nuestro mundo, nuestra casa, nuestro living. El patio del fondo o una esquina incluso. Pero no, al imaginar paraísos nos vamos lejos, donde los aviones vuelan infatigables sobre líneas rojas infinitas marcadas en un mapa cada día más chico. Tanto, que el paraíso puede estar al alcance de tu mano.

plateado sobre plateado

Es extraño pero nunca había ido a uruguay hasta que alguien me llevó de la mano. Puede decirse que hubo un hechizo inmortal cuando nos conocimos, Montevideo me descubrió y nos amamos a primera vista. Tristemente la historia que me llevó a esas tierras dejó de escribirse de golpe. Qué irónico y letal es el abandono. Pero mi amor por vos, ciudad que confunde al tiempo, no naufragó. El latir de un candombe o la voz de Victor Hugo gritándole a mi alma su gol de centrojá, o los tambores del negro o las biromes y servilletas me desgarran con su melancolía de ciudad vieja y calles llenas de sur. Tu puerto de asados y medio y medio. Montevideo y su río azul contagiado de mar, me deja un hueco que no puedo llenar porque hay historias que tapian los jardines donde uno jamás vuelve a jugar.

Uruguay quedó teñido y su parte más hermosa, su capital de ribera que adoro y atesoro, ahora se esconde más que nunca del otro lado del plata. Las fotos que otros ojos tomaron de sus faros y sus tardes, me hicieron amarte, como también lo hicieron esos vagos de moviola, que a desgano levantaron una casa a pura chapa, drogas y desencuentros, lejos de vos y cerca de Neptuno.

Hoy me abrazan brazos que no entienden este embrujo, no entienden estas lágrimas de uruguayo que escapan como la estela de tu perfume. Perfume de ciudad que no sentiré más, como no escucharé al sol que desde el horizonte me cantaba al oído mientras dejaba que la vida siga de largo, y yo distraído viéndola pasar, como lo hacen autos de otra época por tus calles, reflejos de un pasado que no volverá.

Te extraño montevideo y esta melancolía que me contagiaste duele, porque no la puedo remediar.

cine

Una de las cosas que aún hoy no perdieron la magia es cuando percibo la disminución de la luminosidad de las lámparas en la sala del cine cuando está por empezar la peli. El cine sigue siendo el lugar donde soy completamente inocente. Como ese día cuando mi vieja perdió la alianza en el baño de un cine (yo tendría 3 años y por la peli y por el revuelo me acuerdo como si fuera hoy) al ir a cambiar a mi hermano que era un bebé. La peli era "The Sound of Music", y fue la primera en dvd que compré muy adrede en un local en el Aventura allá lejos y hace tiempo. O la inocencia de Toto y su risa ante el cartel de "Via col Vento" con la madre estrenando viudez llevándolo llena de lágrimas del brazo. Hoy sigo sintiendo lo mismo que sentía en El Gran Lomas o en el Avenida, el Coliseo o El español, porque Lomas tenía 4 cines y paseaba de a dos películas por todos ellos. Como la tarde con Granny que vimos Star Wars junto a Silent Movie de Mel Brooks que me hizo terminar en el piso de la risa, en un programa incoherente como nunca se vio. El cine es pochoclo y es fantasía. Para mí fue lo que los libros a mi viejo y la tele y los juegos son para mis hijos. El cine es vivir historias, no verlas. Reir, llorar, angustiarse, emocionarse, conmoverse. Hoy leí algo de Tarantino que decía que no buscaba sorprender, que es muy difícil, sino emocionar. Y yo vivo el cine pleno de emoción. Desde la que me dejó varios minutos hasta poder salir o la que me hizo volver hasta casa del centro llorando. Me entrego por completo. Como en la facu nos decía un profe de medios que la gente en la punta de la butaca grita "saltá al hiper espacio!!!" y después dice: "andaaaaa quién te la cree!!". Creer. Prestarse a creer como un nene. El cine, cuando me llega, logra una conexión por su componente audiovisual muy profunda. Eso lleva a preguntarme qué hace que una peli nos guste. El finde hablaba con unos amigos que ven cine de autor, parece un juicio de valor sobre ellos pero espero me entiendan si se topan con esto que no lo es, pareciera que sólo aprecian una peli donde haya 3 franceses encerrados en un cuarto tomando vino. Cuanta más rebuscada incompleta y "para pocos" mejor. Salió el tema de que no le había gustado a ella The Darjeeling Limited, que le había parecido una "all-star movie" no puedo entender que alguien con cabeza como es este caso no pueda apreciar la estatura de no sólo esa peli sino cualquiera del otro Anderson. Son gustos negro. Ok. Como la pintura. Mi viejo no entiende a Picasso. Y no es un troglodita, todo lo contrario, pero no le va. Yo creo que es porque no lo estudió, se lo pierde qué va a ser. Que se joda. Tengo amigos con los que comparto gustos, otros que no les gusta nada y otros que les gusta cualquier cosa. Hay gente pochoclera y gente que no ve pelis tristes "porque la vida ya tiene demasiado drama" pobres, es como el esposo de mi hermana "missing link" que se ufana de no haber leído un libro. Hay quien en la primera cita lleva a su caramelito a ver La Roca y quien lleva a ver Elephant a una generosa rubia y la saca de mal humor de la sala porque no entendió nada, duda de vos, de tus gustos y de tu preferencia sexual. Es así. Hay otros que tienen la suerte de ser evangelizados por sus amigos y de a poco, con pasitos de bebé, van aprendiendo las sutilezas. Los espectros. Guarda: detesto las corrientes y las modas ESTOTETIENEQUEGUSTARPORQUEQUEDARECOOLYSOSRENOUVELLEVAGUE no vi ninguna peli de dogma (estoy abierto a verlas tampoco soy tan pelotudo) hay cine francés que me aburre y me parece una mierda (otro es genial) y otros cines no los vi por imposibilidades espacio temporales más por lo último que por lo primero, como el cine iraní que deseo ver fervorosamente. El cine es como la literatura, no podés abarcarlo todo. Y pese a eso, existen pelis que vi una y otra vez, como la que rueda detrás mío ahora, que vi más de 50 veces (estoy con el disco 3 de un set en blu ray de 5 discos de Blade Runner, la versión internacional de estreno con voz en off que es la que más me gusta). ¿Qué nos hace decir esto me gusta y esto no?¿Qué hace que no te guste Paul Thomas Anderson? ¿Qué hace que no te guste Magnolia, o Ace Ventura? ¿Qué te emociona? En la sala estamos solos, a lo sumo con un idiota (o varios) que habla y piensa que la sala de cine es la del living de su casa. En esa soledad estamos la obra y nosotros, o nuestra compañía, ¿por qué reaccionamos a favor o en contra? Si Inteligencia Artificial la terminaba Kubrick era la gloria divina, pero no, se cagó muriendo el viejo y el nene se la terminó y la reescribió (a dios le agradezco) regalándonos uno de los finales más gloriosos del cine de todos los tiempos. Pero noooo queda mal elogiar una de Spielberg, hablá bien de Kim Ki Duk que es coreano y queda bien decir que es copado. Chúpenla todos. Me gusta Que bello es vivir, y Meteoro también y lloré con las dos que mierda. Qué verde era mi valle y The Last Picture Show o las de James Dean que fue un capo de posta con 3 pelis, o Lo bueno lo malo y lo feo, un western spaghetti que fui a ver con mi Grampapa a un cine de Banfield hace casi 40 años. Y me gusta el cine de oriente como casi nada, como me gustó el neorealismo, o la culminación del 7mo arte que engloba a todas que es Cinema Paradiso. Me gustan las pelis chicas y las épicas. Y me gustó MUCHO Titanic que es de Cameron, chúpenla II el regreso. Defiendo a muerte y me encanta Woody aunque todos se pongan a decir que se repite y no es el de antes: señores la peor peli de Woody (que yo no voy a elegir porque no la encuentro) tiene seguro una semilla de genialidad que muchas de sus pelis favoritas no tiene. Con Woody me pasó algo muy interesante en los 90 y fue que la peli Historias de NY con Martin, el gordo Coppola (y una Sofía de 12 años haciendo el guión) más Woody la vi tres veces en el cine. La primera, el día del estreno en el Atlas de Santa Fe, gente de perfumes franceses, Freuds con sus mujeres, pelados con barba, puro anteojo e intelectualidad, fanas bah. Esa noche el coro de risas fue armónico y nos reimos toda la sala al unísono de todos los chistes y más si te descuidás. Estabamos en la misma sintonía. La segunda vez fui con amigos tan amantes del genio de Brooklyn como yo pero a la semana del estreno y los tres amigos nos reimos un segundo o dos antes que el resto y la sala se perdió chistes a lo loco. La tercera volví a ir no recuerdo con quién, a casi un mes del estreno, me reí yo solo.

¿Qué nos hace miopes? ¿Qué evitará que pueda disfrutar una peli nacional aparte de los guiones inconsistentes, y los diálogos deplorables y forzados? Si no es cuestión de guita. Si Camino a casa es una vieja, un nieto, dos platos, una casilla, una mamá que aparece 2 minutos y un bondi. Todo 30 pesos costó. Y la dirigió una mina encima. ¿Por qué una peli me predispone a pasarla bien y otra a pasarla como el orto si ni siquiera veo las colas? ¿Cómo hizo un viejito Japonés que pintó una peli a pincel para la hija de un amigo, y termina haciéndome llorar de esa manera? ¿Por qué me apena tanto cuando veo In Memoria en la entrega de los Oscars y descubro que personas que no conozco me llegan al alma de esa forma?

Esto es el cine mis amigos, pura magia. En colores, en blanco y negro, muda, en THX, en dos dimensiones pintadas a mano o en 3D con anteojitos llenos de grasa de dedos del que los tuvo antes que vos, cine es emoción, fantasía, y misterio. Y me encanta que así sea.

I've seen things
you people wouldn't believe.
Attack ships on fire off the shoulder of Orion.
I watched C-Beams glitter in the dark near
the Tannhäuser Gate.
All those moments will be lost
in time
like
tears
in rain

Time to die.

Papá

El viejo tiene blog. Los escritos que tiró a la basura desde siempre, ahora parece que le están escapando a la muerte, al olvido. Me tomé el atrevimiento de juntarle las hojas (que atesoraré por siempre) que impulsivamente y sin corregir llena de palabras y vida. Visítenlo, tiene perlitas brillantes, hermosas, que hacen que colgarse un poco a leer, valga mucho la pena.

http://puntitosdeoscuridad.blogspot.com

sueños

Los sueños aparecen vivos como una realidad paralela llenos de sensaciones o velados y difusos, con los bordes borroneados, llenos de agujeros en la trama, ajenos, como un borrador mal escrito. Las pesadillas son otra cosa y no quiero ahondar en ellas hoy. Los sueños sólo nos quedan si los pescamos o se deslizan a nuestra cama desde ese lugar misterioso donde los proyectan. Distintos son los que soñamos despiertos. Las fantasías, los deseos, las cosas que anhelamos; los planes más disparatados son perpetrados en un estado de trance lúcido en el que montamos escenas, como mini dioses, del mundo en el que nos gustaría vivir. El tema es que hoy estoy viviendo uno que no entra en ninguna de éstas categorías. En este sueño, estoy inmerso en un amor inmenso, profundo y colorido, donde todo cambió, desde el sabor el aroma y la luz, transformando todo en una película fantasmagórica. Cada caricia, cada beso, cada palabra me llevan incrédulo a chequear si estoy entre sábanas, pero no, dejo que transcurra mientras la música nos pasea de su mano a un campo inmenso lleno de verde y calor. Y dejamos que el tiempo camine, mientras nos quedamos sentados al pie de un árbol soñando dentro del sueño cómo llegar a convertir dos universos en uno. Ahí es cuando veo que no cierra esto, que no puedo estar viviendo algo así, una anomalía que algún ser superior trasnochado dejó caer a la tierra y para colmo, en vez de dejarlo empacado en un sueño, se transpapela y queda entreverado en la realidad. La mía. Y así es que este sueño no es sueño y vos no sos nube, estás ahí, sonriendo con tu mirada de miel frente a mí. No dejo de pellizcarme, y ya no sé si por costumbre, por bobo, o por cábala, lo único que sé es que no quiero abrir los ojos, aunque estoy más despierto que nunca.

bosque

A veces el árbol no nos deja ver el bosque. Gran concepto. Ojalá siempre tenga la lucidez de tener esto en cuenta. Nos pasamos los días centrados en las particularidades, viendo troncos. Nos preocupamos porque vienen torcidos, o enclenques, descascarados o pelados ¿qué bosque no tiene de éstos? Y ahí van nuestras energías, a veces es peor y uno deja todo y se llena de angustias, de miedos. Y no aprecia el resto, el todo. Miramos sin sentir, se nos escapan cosas, como el sonido del viento acariciando las ramas o el sol que se filtra impertinente entre las hojas dibujándonos espectáculos que nunca veremos. Así estamos, pegados a las cortezas sin ver el bosque, sin la perspectiva que nos haría notar su belleza, que es REALMENTE HERMOSO, que está sano, fuerte, tupido. Que está lleno de vida. Así vamos. Así pasan las estaciones y el tiempo cae como lo hacen las hojas en otoño. Ahora me vienen a la cabeza imágenes de las últimas pelis que vi de Zhang Yimou, donde los bosques están expuestos en su totalidad, en su conjunto, incluso en la desolación de los crudos inviernos, nos enseña su natural imponencia. Esa forma de comprender la totalidad deja de lado la sinéqdoque a que nos sometemos en nuestra existencia. El bosque no es la parte por el todo, es el todo por el todo. Un todo lleno de cambio, de nacimiento y muerte. Pleno de verdes, de ocres, de rojos, de amarillos y grises generados no sólo por el baño de sol, sino por su conjunción con la vegetación, con las sombras, con los reflejos. Como la vida. Porque ese bosque es la vida, sos vos y también soy yo.

mail viejo

Encontré este mail viejo del 2005 y me pareció divertido postearlo. Muchos ya lo leyeron porque lo escribí para mis amigos, acá va de nuevo.


Gente linda, aquí les escribo desde londres, ciudades voladoras de peluca si las hay. Empecemos por el principio. El viaje. ¿Cómo estuvo? Alucinante, el viaje de mi vida. Lamentablemente tomen esto literalmente ya que nunca voy a volver a viajar en algo parecido al Club World de British Airways. En dos palabras: IM PRESIONANTE. Todo esto cortesía de Ale Santas que se gano el cielo y prometo durante dos o tres minutos no gritarle: "mogolica" cuando vuelva. Supongo que ahora para compensar volveré en la bodega en una jaula para osos que deben estar construyendo con mucho empeño para quitarle todo el confort posible.
Cuando llegué al aeropuerto, no me estaba esperando nadie y creo que desde Bordolino, nadie se sintió peor al llegar a un nuevo país. Estuve solo 25 minutos hasta que cambié unas libras y puse, por no tener puta idea, una moneda de £2 pensando que eran 20 peniques. Gasté 12 pesos en una llamada de 10 segundos. Bueh. Patricio me saludo como Luli (la recepcionista de dipaola) lo hace con un motoquero que trae un remito: NADA. Yo esperaba un abrazo interminable y el tipo meta calentura, puteandose con un arabe o taliban por el estacionamiento, mientras James se iba a dar una mas de las 3000 vueltas que dieron por más de una hora. Después entendí que no durmieron, que dieron vueltas como un samba y pasearon por tres terminales que quedan cada una en un país distinto.
En migraciones, fui al fast pass (privilegios del Club World) el pibe que me tocó era de CI5, empezo onda: ¿a quién le robaste el fastpass?, pasaporte color azul del orto, a dónde mierda te crees que vas. Le dije "a ver a mi hermano, un mes aprox", me pide el pasaje y viene un segundo mono a ver como boludean al indiecito, cuando mágicamente el pasaporte se abre en la pagina de la visa de USA y como si me hubiera sacado peter pan volando pasé por el resto de los controles como si fuera Tony Blair. Increíble pero real.
El llegar al barrio de Patricio fue como ver un capitulo de The Avengers o El santo. Las casas, el camino, todo. Menos la gente que por ser Semana Santa, no había ni el loro, bah, había negros, indios de la india y nadie más. El día que yo llegué se fueron de londres 18 millones de ingleses (como si supieran) y esto parece "28 days later". NADIE. Antes de llegar a la casa, pasamos por un supermercado y como imaginarán, me puse a ver las salsas y los tes, que les cuento a varios de uds, que los 100 saquitos de Earl Grey salen £2 o sea 12 pesitos Kirchner. Obviamente mi cabeza hacía el pasaje on the fly de la guita comparando instantáneamente con los precios del domingo de Plaza Vea con el 20 % de descuento. Si hubiera sido cientifico y usaba esa capacidad que sólo uso para eso, sería Von Braun. Bueno, el brie sale más barato que en buenos aires y la dejo aca porque les paso los precios de todo y hay gente que se aburre. Solo Paola y yo podemos hablar horas de esto.
El día fue muy copado, charlamos, nos cagamos de risa, empecé a acostumbrar el inglés de la tele onda NOENTIENDOUNAMIERDA por ver E!, Sony Entretainment TV y Seinfeld y entender sólo a tejanos o newyorkers. Hacia la noche, salimos al centro y Patricio me dice que Londres es como La Paz (Bolivia) (SIC) sí, leyeron bien (no se que fuma mi hermano) bueh, el punto es que es una ciudad que de noche es mucho más hermosa que de día. Nos acercamos en el auto y en un determinado momento me pidió que cerrara los ojos y espere para abrirlos. Obviamente cuando los abrí, no me caí de culo porque estaba sentado. Era como el logo de la Proveduría Deportiva de Garaycochea, donde un tipo tenia cosas de todos los deportes. Era esas tapas de brochures baratos de turismo que ponen todo. Big Ben, London Eye, Parliament, Saint Paul, El Thames de Benny Hill. Una inyección de Londres, me dejo pasmado. La recorrida posterior fue aún mejor y hasta ahora que pase dos días enteros, cada cosa que veo o hago, supera a la anterior. Luego como dijo Patricio (es más hijo de puta que yo para los que no lo conocen) te vamos a dar una terapia de choque, cosa que pondrá nervioso a más de uno y llevará a Francisco a decir: SE HIZO PUTOOOO. No, tranquilos. Fuimos a un pub grosso, muy tranquilo. Con Guinness y todo (bah, tomo agua, cafe y guinness, nada más) recuerden que en Londres no está ni el loro. Bueno de ahí, lluvia de chanes fuimos a un bar gay. Se imaginan mi cara. No se la imaginan en realidad. Hay gente que estaría peor, a mí la música me encanta (la música bien balinarda) y los pibes son divertidos y no te joden. Ir al baño fue un tema y la verdad fui como si tuviera colitis al entrar a la iglesia para casarme. El culo cerrado y mirando para todos lados. NO, estoy jodiendo, los chicos conocían a tres con los que charlamos, nadie se zarpó y las dos chicas que había eran como la raulito pero más macho. Tema minas, lo voy a contar cronológicamente. Llego a londres. Veo negros, indúes y talibanes de turbante, la mina más linda es peor que Fernanda Corventini que como imaginarán quienes no la conocen es como si el hombre elefante hubiera tenido un hijo con Cuasimodo. Dije a ver, putos, fauna y minas feas. Me mato. Sabemos muy bien que todos los ingleses parecen putos. De hecho los únicos dos que no, los pusieron de James Bond y uno es escoces así que el único inglés que parece un pibito que va para adelante es Pierce Brosnam. Putolandia es poco. Eso si, por algo les pusieron GAY (alegre) el pub entero era pura onda. Yo venía entendiendo por qué todos iban a Roma al no ver una mina como la gente, hoy fue otra cosa pero no me quiero adelantar.
No enganché un comercial memorable pero me cagué de risa con varios y me caí de culo con la producción de varios.
La noche de ayer igual tuvo el regalo perfecto que fue un abrazo con Patricio con gracias por venir y gracias por alojarme con agradeciminetos y cariños varios. Incluso James que es un ingles no demostrativo. NO francisco, no me hice puto.

Hoy fue un día peronista. Salimos a Stonehenge. Que decir 5000 años de misterio, una gloria. El viaje en sí ya fue una gloria, la campiña inglesa es adorable, fuimos a almorzar a un lugar de 1898 y a caminar a una abadía con cementerio incluído. Polvazo. Sol, calorcito. El río Avon con un puente del año del pedo que adquiere una grandeza inimitable. Ver unos patos en el agua y el verde que te acaricia los ojos, les juro que absorbo tanta información que termino el día demolido. De Stonehenge no puedo decir nada, quede tonto. De ahí fuimos a Salisburg que es un pueblito de mil años con una catedral que es ENORME del año 1200, parece el Empire State pero con cruces. Increíble, el pueblo con sus calles angostas, río, puentes, puertas con escudos con leones, todo. A la tarde entramos a un pub y lamentablemente recién había terminado el partido de inglaterra que gano 4 a 0 pero ahí descubrí que las inglesas pueden ser unas ballenas incomibles pero cuando son lindas, la puta madre ni Kylie Minogue o Nicole Kidman les tocan el culo. Mucha gorda linda como me gusta a mí, ahora entiendo, todo el ADN de la familia de mi vieja, tiene la data posta. Mucha carita linda, tetotas, un lugar para vivir. Eso y los mini cuper, que más pedir. No hay competencia, son todos putos. El paraíso. El té sale barato, hay salsitas ricas, condimentos que después se me vencen pero adoro tener y aceite de oliva de todos los colores, esto es FLAVIOLANDIA.

Mañana no se qué mierda vamos a hacer pero no me importa porque como les dije a los chicos, si me tuviera que volver hoy, bien que valió la pena, me vuelvo feliz.

Les paso unas recomendaciones para viajar en bussinnes y no quedar como un negro sabiola.

Como no ser reconocido como negro cabeza de Spegazzini
(por Flavio Rucci)

1- mantené la calma, nunca te hablaron en ese tono y te trataron de esa manera, vos tranqui andá a tu asiento con seguridad como si nada.
2- estudiá el comando detenidamente. Son muchos botones, tienen íconos que un director de arte debería entender de un plumazo, pero no. Está diseñado para ingenieros alemanes o japoneses, es imposible entender algo de entrada.
3- no aceptes todo el champan que te ofrecen o vas a terminar corriendo azafatas en bolas por el pasillo sin ningún tipo de inhibición.
4- esperá a que el avión despegue para acostarte como un romano (no lo hice pero me tentó hacerlo)
5- la pantalla la podes tocar con los dedos, es más, la TENES que tocar. Acostumbrado al odio que me da que toquen mi pantalla, esto es touch screen y si no la tocás, no anda.
6- no te seques los sobacos con la toallita caliente, es solo para las manos
7- no comas acostado (les juro que me pasó) si llegaste a un ángulo de 170 grados y no sabés cómo ponerlo vertical, pedí ayuda. El viaje de unos langostinos jugosos desde la altura de la bragueta a la boca, puede ser una ruina.
8- no te comas todo lo que viene en la bandeja. Puede estar el postre en ella. (me paso too) estaba mordiendo el último bombón de chocolate que viene para el café cuando el azafato me da a elegir entre una especie de Goulash muy gloria y unos canelones piripipí. Papelón increíble, quede freezado con la boca con chocolate mirando para arriba onda: "decime que me estas jodiendo".
9- no es la última vez en la vida que vas a poder tomar chardonnay francés, calma. Tomé 1 litro de a vasitos, dos días a peyote me hubieran hecho volar menos. En spegazzini se puede, acá no, tomá un par de copitas y listo.
10- no te pongas a revisar el contenido del cleaner set como si abrieras los regalos de navidad. Relax, un hombre de negocios, no se sorprende con que venga enjuague bucal en un frasquito junto a cremas relajantes para la cara. Nada de buches y escupidas hacia el asiento de al lado.

Un apartado es no hacer rostro, mágicamente se te nota en la cara que estas ahí de pedo, por misteriosas maniobras del destino, por un error en la continuidad espacio-temporal. No te vas a levantar a nadie por más que te sonrian o te scanneen a ver si descubren la hilacha. Yo fui bien vestido porque estaba avisado, pero las ojotas con medias no ayudan, salvo que sean del mismo color o pagues el pasaje y ahí vale rascarse el culo con un tenedor, pero los negros de spegazzini no pagan esos pasajes.

Los quiero y no los extraño un carajo

flavio il londonieri